martes, 24 de agosto de 2010

Sócrates, el nacimiento del Humanismo

Estimados/as, los invito a escuchar la segunda columna de Punto F, el placer de pensar, que llevo adelante en Radio El Espectador (AM810), en la Segunda Mañana de En Perspectiva. En esta ocasión, el punto de reflexión fue la figura de Sócrates y puede escucharse online en:

http://www.espectador.com/1v4_contenido.php?id=190583&sts=1

Desde ya, agradezco sus comentarios, sugerencias, etc, para así generar un espacio de intercambio de ideas sobre la temática propuesta.

Y para quienes no pudieron escuchar la primera columna, que se centró en la importancia de recobrar el sentido del filosofar que se tenía en la antigua Grecia, pueden hacerlo desde este link:

http://www.espectador.com/1v4_contenido.php?id=190000&sts=1

La próxima columna será el lunes a las 11:45 am, aterrizando en Platón. Se puede escuchar online en directo a través de la web de El espectador (www.espectador.com)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Escuché los 2 audios y me parecieron muy buenos. Los compartí con mi hijo de 10 años. "Sin tiempo no se puede pensar". Qué importante tenerlo claro.

La Apología de Sócrates es un texto maravilloso que podría ser leído en familia y no dejarlo solo para el contexto escolar. Imagino que habrá muchos más, pero no sé mucho de textos filosóficos. Cualquier sugerencia de literatura recomendable para compartir con mi hijo sería muy bienvenida.

Saludos,
Patricia

Pablo Romero dijo...

Qué bueno, Patricia, lo que me contás. Gracias!
Otro buen libro para ingresar con tu hijo al mundo de la filosofía, haciéndolo de forma amena, entendible y a la vez con buen contenido es "El mundo de Sofía", de Jostein Gaarder. Y otro muy bueno para ingresar con tu hijo directamente al terreno de la ética es la obra "Ética para Amador", del filósofo español Fernando Savater.
Abrazos, Pablo

Anónimo dijo...

Me tomó un tiempo volver a tu blog, pero más vale tarde que nunca. Gracias por recordarme El mundo de Sofía! Lo leí y me gustó mucho cuando salió pero lo había olvidado. El segundo que me recomendás no lo conozco, así que leeremos ambos. Muchas gracias,
Patricia